AMLO va por la inmunidad anticipada

AMLO va por la inmunidad anticipada, Tras La Verdad, por Héctor Parra Rodríguez.

No hay duda que AMLO trabaja para seguir gozando de “fuero”, cuando deje la presidencia de la República y no sea perseguido por las autoridades derivado de la infinidad de delitos que ha cometido. Por esa razón su diaria campaña política desde al púlpito presidencial y el impulso a sus “delfines”, para que se vayan posicionando en el ánimo de la gente.

De ahí que no sea casual que López Obrador funja más como candidato en campaña y no como primer mandatario en ejercicio de sus funciones constitucionales; todo trastoca en aras de su nefasta política. Ahora pretende vender gas a menor precio, crear más burocracia como con sus Banquitos de Bienestar, cuando anunció que estarían distribuidos por todo el territorio nacional a fin de acercar dinero a los “beneficiarios de sus programas sociales”.

Banner 1280x140 IMEC Satéñite

No cabe duda que su retrógrado pensamiento quedó estacionado en los años setentas, cuando el gobierno federal era dueño de empresas refresqueras y bicicleteras; el gobierno fue tan obeso que terminó por reventar la economía ¿Recuerdan Teléfonos de México? Además de dar un pésimo servicio, se llenó de plazas de la burocracia federal.

Claro que López entretiene con el tema de los nombres de sus sucesores y aquí estamos en el análisis de sus “calenturas políticas”. Al menos en dos ocasiones el presidente de la República, ha externado nombres de militantes de su partido como posibles a sucederlo, omitiendo intencionalmente mencionar a Ricardo Monreal, quien trabaja para conseguir la candidatura ¿Causalidad o es el tapado?

Algunos piensan que Monreal podría ser candidato de otro partido y partir a Morena. El mismo AMLO le cerró el paso a la candidatura al gobierno de la Ciudad de México, espacio que lo dio a la servil de Sheimbaum; Monreal es “bronco”, no se subordina fácilmente. Ambos personajes tuvieron un “encerrón” (López y Monreal), para evitar que Monreal renunciara a Morena. Andrés López le ofrecería la senaduría y la coordinación de la bancada, por lo pronto satisfizo sus apetencias el político ambicioso; pero, su carrera no terminará ahí ¿Hará la misma jugada López?

AMLO ha demostrado en exceso que no seguirá respetando la institucionalidad ni el Estado de Derecho. Es más su desesperación por asegurar el triunfo en las próximas elecciones para conseguir inmunidad política, claro, en caso de ganar la contienda comicial, por eso actúa como “chivo en cristalería”.

Teme ser enjuiciado por la siguiente administración federal, por eso hace campaña permanente, viola cuanta norma legal se le pone enfrente, demás de incumplir con las resoluciones. Se sabe sobrado, hace uso de facultades metaconstitucionales sin consecuencia alguna; está obsesionado en ganar las siguientes elecciones, si es que no intenta prolongar su mandato. Ha probado ser tramposo y mentiroso profesional.

Sabe que su partido no gana elecciones, necesita de sus rémoras y, para sorpresa de muchos, también de la delincuencia para obtener triunfos en las urnas. Esa será su “ruta crítica” en las elecciones siguientes. Incluso, de ser necesario, el respaldo del Ejército Mexicano y la Marina, por eso los consciente y los fortalece con funciones fuera de su competencia, les acerca dinero para que los mismos militares y marinos lo administren y hagan con él lo que les plazca. Política y administrativamente ha fortalecido más allá del marco constitucional a las fuerzas castrenses, no es mera casualidad u ocurrencia, es para beneficio del presidente de la República.

Habiendo utilizado toda la fuerza del Estado, AMLO no logró barrer en las urnas en las pasadas elecciones. Con descaro usa a las instituciones, dinero público y abusa del poder para intimidar, golpear y encarcelar (de ser necesario) a sus adversarios para doblegarlos. Con esa enorme fuerza no consiguió su objetivo: volver a tener mayoría calificada en la Cámara de Diputados. Sabe bien que puede ser vencido en las siguientes elecciones, por eso se adelanta y protagoniza el arranque de la carrera de sus protegidos, con la esperanza de ganar con las trampas que acostumbra.

La oposición y la sociedad civil organizada saben y les consta que, de volver a unirse y sumar en las siguientes elecciones, pueden vencer al “reyezuelo” de AMLO, quien con todo y sus trampas resultó no ser invencible ¿Podrán repetir el mismo ejercicio las alianzas electorales? Por el bien de México, no solo es posible, es fundamental y necesario que lo hagan.

No en balde la iniciativa privada por medio de la Coparmex, creó un frente para impedir el avance de las contrareformas a la Constitución anunciadas por el presidente; o bien, la astucia de la alcaldesa Lía Limón, por su parte, comenzó su lucha para controvertir las mentiras de las mañaneras desde la capital de la República. Como en la guerra, es necesario abrir varios frentes de acción.

Si las oposiciones responsables hacen a un lado sus apetencias individuales y logran conciliar y sumar las coincidencias, unir esfuerzos para vencer al sátrapa de AMLO, claro que será posible vencer democráticamente en las urnas a quien lucha denodadamente por destruir a México y con mayor énfasis.

La lucha política por la sucesión ya empezó, desde sus distintas trincheras todos tienen la obligación de trabajar denodadamente. Hasta septiembre veremos si la “coalición legislativa” en la Cámara de Diputados resulta efectiva.

Por lo pronto, algunos partidos políticos deberán enfrentar a sus propios demonios, como es el caso del PRI que perdió de todas, todas, la militancia clama el reacomodo de las fuerzas y la renuncia de su voraz dirigente; en tanto en PAN, va por la renovación de su dirigencia, mientras Ricardo Anaya se les adelanta; el PRD deberá luchar por no desaparecer del mapa político ¡La sociedad civil organizada es la salvación!.

 

 

Acechan

Tras La Verdad / Por: Héctor Parra Rodríguez

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del Portal que lo replica y pueden o no, coincidir con las de los miembros del equipo de trabajo de El Municipal Querétaro., quienes compartimos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones compartiendo líneas de expertos.