La izquierda de AMLO es torpe y débil

La izquierda de AMLO es torpe y débil, Tras La Verdad, por Héctor Parra Rodríguez.

Apenas si sonrió la gobernadora María Eugenia Campos Galván, tras la torpe broma que le hiciera el presidente López en la mañanera de ayer viernes en el Estado de Chihuahua.

AMLO llamó a la tribuna de la mañanera a la gobernadora, pero, al percatarse que tenía la mano derecha vendada, “vino la pesada broma”. Le dijo que era algo bueno (estar lastimada de la mano derecha), para poderle levantarle la mano izquierda en señal de unidad, pretendiendo engañar con la supuesta “inclinación política del presidente”, contraria a la preferencia política de la gobernadora, de extracción panista. izquierda, izquierda, izquierda, izquierda, izquierda, izquierda

Sin respeto a las personas, como es costumbre del presidente López Obrador, dijo: “A ver, ven. Ahora que está malita de la derecha me da más gusto, porque está muy bien de la izquierda”, dijo AMLO al levantarle la mano a María Eugenia Campos.

Banner 1280x140 2022

López no entró en los detalles. La mayoría de las personas en el mundo son diestras, no siniestras como él, así es el presidente de la República; pocas personas son ambidiestras. De tal suerte que los diestros al no usar la “izquierda”, tienen menos fuerza en esa extremidad; además, la izquierda es torpe por ser menos utilizada en el mundo de los diestros. AMLO se equivocó de broma y de estrategia y, dada la decencia de la gobernadora Campos Galván, se abstuvo de darle respuesta política. Ganas no le faltaron. Demostró decencia política, contrario a la educación de López Obrador, quien suele conducirse soezmente.

La gobernadora María Eugenia Campos dio la respuesta políticamente correcta al presidente López (¿Se daría cuenta de la fina réplica de la gobernadora?): “Entre usted y yo no puede caber la confrontación, la violencia, la indolencia ni la omisión, ni tampoco puede caber en nosotros el ruido que no nos permite escucharnos y que no nos deje atender el dolor de la ciudadanía, de nuestras familias y por supuesto de nuestros hijos, el valor más preciado para todos nosotros”. Golpe certero de la gobernadora.

México se desmorona por culpa del pésimo gobierno de la 4T. AMLO ha dado muestra irrefutable de no saber de administración pública. Lo único que atinó a decir en una visita oficial, en la casa de la gobernadora, fue hacerle una pesada broma que, para un buen entendedor de la política, merecía una respuesta seria que lo ubicara en la realidad, en lugar de su soez broma. La respuesta de la gobernadora fue sutil y certera.

María Eugenia Campos también le dijo a López: “En Chihuahua estamos trabajando y le abrimos la puerta a la buena voluntad del gobierno federal para atender a los juarenses”. “Que estos datos que hoy presentamos en la baja de los índices delictivos en homicidios dolosos también se vean reflejados en otras materias con la coordinación del gobierno federal y del gobierno municipal. Juntos sí podemos”.

A una pesada broma, una respuesta clara y certera a la ineptitud del gobierno federal quien durante más de 3 años ha pretendido reducir la violencia con abrazos a los delincuentes.

AMLO no cumplió con sus promesas de campaña y como gobernante. Ofrecía que en medio año el índice delictivo bajaría, luego amplió el plazo a un año y tampoco cumplió, para continuar fortaleciendo sus mentiras “piadosas”, alargó el plazo autoimpuesto a 2 años, por supuesto no cumplió. Así que olvidó de sus promesas, la delincuencia se ha fortalecido a pesar de contar con la mayor fuerza policial, del Ejército y Marina que nunca antes tuvo un presidente de la República.

Miles de hogares enlutados y el presidente con sus bromas. Los datos no mienten. A tres años de la actual administración el índice de homicidios refleja todo lo contrario a las promesas de AMLO.

Ahora hagamos la comparación con los gobiernos de sus odiados enemigos políticos de Calderón y Peña, en relación con los homicidios. El reporte publicado por la organización Causa en Común del 1 de este mes (con base en cifras oficiales) indica que en el periodo de 2007 a 2009 (Gobierno de Felipe Calderón) se cometieron 39 mil 529 asesinatos; entre 2013 y 2015 (primer trienio de Enrique Peña) fueron 49 mil 276 homicidios; y, de 2019 a 2021 (3 primeros años de Andrés López) se han registrado 89 mil 337 muertes a manos de la delincuencia.

Con las cifras oficiales hagamos el siguiente ejercicio matemático. En la primera mitad del gobierno de Calderón se cometieron 36 homicidios diarios. A mitad del sexenio de Peña, ejecutaron a 45 personas por día, Y, en los 3 primeros años del “cambio o de la transformación” que tanto defiende López Obrador, ¿Cuántos homicidios se cometen diariamente? Aberrante realidad. Las autoridades registran 82 personas asesinadas al día.

¡Esta es la verdadera transformación! El soez de López Obrador festeja mientras la delincuencia parece ser su aliada y no su enemiga ¿Dónde quedó el pobre pueblo que dice defender?

¡No cabe la menor duda que la izquierda es torpe y débil! ¡No a la “ratificación de mandato”!

 

 

descarga

 

Tras La Verdad / Por: Héctor Parra Rodríguez

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del Portal que lo replica y pueden o no, coincidir con las de los miembros del equipo de trabajo de El Municipal Querétaro., quienes compartimos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones compartiendo líneas de expertos.