Reabren santuarios de mariposa monarca

Reabren los santuarios de mariposa monarca en Michoacán. El día de ayer cerca de 600 personas arribaron a realizar su visita.

Michoacán.-Tras casi un año de permanecer cerrados debido a la pandemia del Covid-19, varios santuarios de la mariposa monarca, ubicados en Michoacán, volvieron a reabrir sus puertas a los turistas.

Uno de ellos fue el que se encuentra en el ejido El Rosario, municipio de Ocampo y otro el que está en Sierra Chincua, ubicado en el municipio de Angangueo. santuarios  

Autoridades municipales de Ocampo comentaron que este 20 de noviembre arribaron al santuario -que se ubica en el cerro de El Campanario- unas 600 personas. Dijo que espera que este periodo de hibernación de los lepidópteros, que concluirá en el inicio de la primavera, lleguen al menos unos 200 mil visitantes, 30,000 más que en 2019.

Arribaron a los árboles de oyamel de este santuario, al menos unas 150 millones de mariposas, y con el aumento del número visitantes esperan una recuperación económica de cientos de familias que viven del turismo, luego que el año anterior, por la pandemia, fueron cerrados al público los santuarios.

Expresaron que los visitantes se siguen impresionando por la forma como se acomodan las mariposas en los oyameles, «parece racimos de uvas de color naranja y revolotean en el aire cuando desde la salida del sol, y aquí en el ejido El Rosario se concentra el 44 por ciento del total que arriban a Michoacán y al estado de México», comentó.

CheesUp

Según estudio de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, el cambio climático ha afectado a la fauna, el 10 de marzo de 2013, de manera sorpresiva nevó en la parte alta de los municipios de Angangueo y Ocampo. Murieron millones de lepidópteros.

Acerca de los santuarios de la mariposa monarca

La Monarca, siendo tan frágil, realiza un fantástico recorrido de entre 2,000 y 4,500 kilómetros de ida, y otros tantos de vuelta, de los bosques de Canadá y EEUU a México.

Se agrupan por millones en los bosques de oyamel, principal tipo de vegetación en la zona núcleo de la Reserva, el cual representa el hábitat característico de la mariposa Monarca.

La gran viajera busca las montañas de Michoacán y el Estado de México, a tres mil metros de altura sobre el nivel del mar, porque es una de las regiones del mundo que en el invierno les proporcionan condiciones especiales para la vida:

· Temperatura fresca, que les indica que deben de mantenerse quietas para no gastar energía y poder regresar.

· Nubes y neblina que les proporcionan agua y humedad.

· Árboles que las protegen del granizo y la nieve.

El santuario de la mariposa abarca territorio michoacano en un 70 por ciento y el restante es suelo mexiquense. Los principales santuarios receptores de turismo son el Rosario, Municipio de Ocampo y Sierra Chincua, municipio de Angangueo, región considerada entre las 4 bellezas naturales reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en suelo nacional.

Es así como las mariposas monarca han hecho de México su segunda casa, porque se alimentan de unas hierbecillas conocidas en la región como venenillo y algodoncillo que, de no consumirlas, ocasionarían un desequilibrio ecológico en los bosques de pinos y oyameles de Michoacán y Estado de México.

Las Monarca primero se establecen en bosques de abeto u oyamel, de distribución restringida, protegidos del viento, en laderas o cañadas húmedas ubicadas entre 2,400 y 3,600 metros de altitud.

El conjunto de árboles de 20 a 50 metros de altura, con ramas densas y hojas en forma de aguja, genera un microclima especial. La intensidad de la luz es baja, la temperatura se mantiene estable, la humedad es alta y el viento se mueve lentamente.

Al pasar los meses, las colonias se desplazan poco a poco hacia los bosques de pino-encino, generalmente menos densos.

Es por eso que con la finalidad de proteger los recursos naturales del área y en especial los fenómenos de hibernación, reproducción y migración de la mariposa Monarca, las actividades de observación de las mariposas monarca, sólo podrá llevarse a cabo en los santuarios y senderos autorizados, a través de los prestadores de servicios turísticos y guías autorizados quienes serán responsables de grupos no mayores a 20 personas cada uno.

Los santuarios que serán abiertos al público en el Estado de México son, Parador Turístico El Capulín y Macheros y Parador Turístico La Mesa, mientras que por Michoacán lo harán Parador Turístico El Rosario; Centro de Cultura para la Conservación Sierra Chincua; Parador Turístico Senguio.

Foto: especial Por: Judith Castro El Horizonte