Montan museo viviente de la impunidad en Cancún

El museo viviente de la impunidad en Cancún fue organizado con tres semanas de anticipación.

Cansados de la violencia generalizada en Quintana Roo, activistas, entre ellos las víctimas del 9 de noviembre, llevaron a cabo la exposición de un museo viviente de la impunidad en Cancún, a manera de protesta para pedir justicia por las múltiples violaciones a los derechos humanos.

Con estatuas humanas, estáticas y en silencio, la sociedad civil de Cancún representó múltiples casos de impunidad que han sucedido en el estado, como el asesinato de Victoria Salazar, una migrante salvadoreña que murió a manos de policías municipales de Tulum.

Museo viviente de la impunidad en Cancún

El museo viviente de la impunidad en Cancún necesitó al menos tres semanas de organización y contaba con aproximadamente 20 estatuas estáticas que, en lapsos de 10 minutos, solo se movían y hablaban para gritar justicia.

 

museo viviente
Estatua viviente de las víctimas del 9N. Foto: Iván Cadena.

 

Durante la representación artística, personas adheridas al movimiento llevaron a cabo la filmación de un cortometraje que servirá como un tipo de documento histórico que registre el mensaje hacia las autoridades de los tres órdenes de gobierno.

 

Banner 1280x140 Italiana

 

Cada uno de los escenarios representados visibilizaba diversos delitos y violaciones a los derechos humanos como la violencia digital, explotación infantil, feminicidios, represión policiaca, crimen organizado, personas desaparecidas, discriminación, entre otros.

 

museo viviente
Estatua viviente del asesinato de Victoria Salazar en Tulum. Foto: Iván Cadena.

 

Al final del recorrido, los invitados podrían manifestar en un mural cómo los había hecho sentir la exposición que tenía como finalidad concientizar sobre los casos de violencia, impunidad e injusticia más emblemáticos del municipio, estado y país.

Al final de la exposición, alrededor de las 19:00 horas, los activistas llevaron a cabo la lectura de un manifiesto para exigir justicias para todas las víctimas de la violencia.

Es importante mencionar que los recorridos se realizaron con aforos restringidos, siguiendo los protocolos de seguridad sanitaria como uso obligatorio de cubrebocas, aplicación de gel antibacterial y la sana distancia, tal como lo marcan las autoridades.

 

Con información de La Verdad Noticias.