SESA exhorta a la población a cuidar su salud bucal

SESA exhorta a la población a cuidar su salud bucal

La Secretaría de Salud del estado de Querétaro (SESA) hace un llamado a la población en general a cuidar la salud bucal y acudir de manera oportuna al servicio médico odontológico para evitar enfermedades periodontales e incluso la pérdida de piezas. bucal bucal 

El 9 de febrero de cada año se conmemora el Día del Odontólogo en honor a Santa Apolonia, Patrona de quienes se dedican a esa profesión y de los pacientes que padecen enfermedades dentales.

Recordar que es de suma importancia el cuidado de los dientes desde la infancia. El cepillar los dientes sirve para limpiarlos de la placa bacteriana, que es una capa pegajosa de bacterias que se forma sobre los dientes y las encías.

La placa produce ácidos que atacan el esmalte de los dientes y que pueden dar lugar a la caries y también irritar las encías (lo que llamamos gingivitis). La gingivitis, a la larga, produce una enfermedad periodontal que es la principal causa de pérdida de dientes en adultos.

Tanto en la caries como en la enfermedad periodontal puede implicar la pérdida de dientes, por destrucción de las piezas o de los tejidos que las sostienen, por lo que es importante fomentar el cuidado bucal. El cuidado de cada una de nuestras 32 piezas dentales incluidos los terceros molares o «muelas del juicio», es vital.

Banners WEB 1

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud se considera que para tener una buena digestión y nutrición debemos tener al menos 20 piezas dentarias y cada uno de nuestros dientes tiene una función: los dientes incisivos sirven para cortar los alimentos, los caninos para desgarrar, los premolares trituran, y los molares para moler los alimentos mezclándolos con la saliva formando el bolo alimenticio e iniciando desde aquí mediante las enzimas salivales el proceso de digestión.

Al faltar una pieza dentaria hay una mala masticación y por ende digestión y con el paso del tiempo existe movimiento de los dientes contiguos ocasionando una mala oclusión con alteraciones en la articulación temporomandibular, provocando también vicios posturales en general; lo que ocasiona a corto o mediano plazo desde dolores leves de cabeza, hasta neuralgias y cuadros de estrés.