Huracán Ida de categoría 4 tocó tierra

La intensificación explosiva del huracán Ida lleva la huella del cambio climático

El ojo del “extremadamente peligrosohuracán Ida tocó tierra este domingo en Luisiana con vientos máximos sostenidos de unas 150 millas por hora (240 km/h) y ráfagas todavía más intensas, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

En un boletín especial, el NHC indicó que Ida impactó como huracán de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson (de un máximo de 5), cerca de Port Fourchon a las 11.55 hora local (12.55 EST).

Este puerto está situado unas 50 millas (80 km) al suroeste de Nueva Orleans, ciudad que teme se pueda revivir la tragedia causada hace hoy justo 16 años por el huracán Katrina, en la que murieron más de 1.800 personas.

No en vano, los meteorólogos ya han advertido de que Ida puede causar una marejada y vientos huracanados “catastróficos” en la zona costera de Luisiana.

Al igual que una multitud de huracanes de gran impacto en los últimos años, el huracán Ida experimentó un episodio de intensificación extrema y rápida. A las 11 de la noche del sábado, tenía vientos de 170 kph; menos de 12 horas después, sus vientos se habían catapultado a 240 kph.

Los expertos adelantan que las tormentas serán más intensas

Eso es más del doble de la velocidad necesaria para calificar la “intensificación rápida” (un aumento de 56 kph en los vientos durante 24 horas) y representa un escenario alarmante que se desarrolla para los residentes de la costa de Luisiana.

Ha habido poco para retener a Ida, y todo para apoyar su fortalecimiento. El fuerte calor en el Golfo de México, con temperaturas de la superficie del mar por encima de los 80, alimentó su explosivo crecimiento, ayudado por vientos cooperativos en la atmósfera superior y múltiples canales para evacuar su “escape” a gran altura. Eso permitió que la presión atmosférica de Ida cayera en picado, generando un efecto de vacío que succionó más aire y provocó que los vientos se dispararan.

Imec Satélite

Sam Lillo, científico atmosférico de la NOAA, señaló que Ida es una de las únicas 13 tormentas del Atlántico que han sufrido una caída de la presión atmosférica de 52 milibares en 24 horas o menos, y es la más al norte que lo ha hecho. Las presiones atmosféricas más bajas suelen ser sinónimo de tormentas más fuertes.

Existe un vínculo establecido entre el cambio climático y la rápida intensificación. Aunque es probable que el calentamiento del mundo no propicie más huracanes, los que se formen serán más intensos, y las probabilidades de que se fortalezcan rápidamente aumentan.

Kerry Emanuel, profesor del MIT, ha realizado numerosas investigaciones y modelos que demuestran la relación entre el calentamiento del clima y la posibilidad de que una tormenta se intensifique rápidamente.

“Esperaríamos un aumento significativo de los extremos de intensificación de las tormentas, incluidos los que se producen justo antes de tocar tierra”, escribió Emanuel en un estudio de 2017 publicado por la Sociedad Meteorológica Americana. También señaló que las tormentas que se intensifican a 185 kph o más antes de tocar tierra -aproximadamente una vez por siglo ahora- podrían ocurrir cada cinco o 10 años en promedio para el final del siglo.

En el 16º aniversario del asalto del huracán Katrina a Nueva Orleans, huracán Ida, de categoría 4, se abalanzó sobre la costa del sureste de Luisiana tras ganar fuerza rápidamente el sábado por la noche. Se prevé que la poderosa tormenta, con vientos de 240 km/h, azote Nueva Orleans con vientos huracanados y más de 30 cm de lluvia el domingo por la tarde y la noche. Los efectos devastadores de los vientos destructivos del huracán Ida y las lluvias de inundación podrían extenderse más de cien millas tierra adentro.

 The Washington Post foto Reuters