Aumentan fraudes bancarios por internet en México

Pandemia dispara número de fraudes bancarios por internet en México

La gran mayoría de los fraudes bancarios por internet se detecta por transferencias no reconocidas, indicó la Condusef.

México cerró el año 2021 con un incremento del 52% en las denuncias de fraudes bancarios por internet con respecto a 2020 al situarse en 24,215 reclamaciones, según informó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

En total, el organismo recibió más de 76,000 denuncias de usuarios de la banca por posibles fraudes, sin importar si se trataron de estafas electrónicas u otro tipo de estafa.

Lo anterior, en medio de un alza generalizada durante la pandemia en el número de reclamaciones totales ante la Condusef, que llegaron a las 252,170, un 31% superior a las notificadas durante el año anterior.

Box-grande-1280x170-1

En el caso de la banca, el grueso de las quejas se concentra en la banca múltiple (95.6%), es decir, aquella que ofrece distintos productos como cuentas de cheque, débito, ahorro y crédito.

Otra forma de comprobar cómo la pandemia ha aumentado las estafas en línea es considerando el porcentaje con respecto al total de denuncias.

En 2019, las reclamaciones por ciberfraudes concentraban el 13% de las quejas, pero este número subió 20 puntos porcentuales en dos años para llegar a representar el 33% en 2021.

Mayor actividad en internet
La emergencia sanitaria incrementó la actividad de los usuarios de la banca en línea.

“No podemos olvidar que 2020 y 2021 fueron años atípicos por la pandemia y el cierre de oficinas. Sin embargo, notamos que este es un problema constante”, señaló Jesús Chávez Ugalde, director de Análisis y Estadísticas de Servicios y Productos Financieros de la Condusef.

Si en 2019 la Condusef recibía en torno a 1,000 reclamaciones mensuales por fraudes electrónicos, esta cifra se duplicó en 2021.

La gran mayoría de las estafas se detecta por transferencias no reconocidas.

Este tipo de prácticas alcanzaron las 17,843 en 2021, cuando dos años antes apenas superaron las 9,000 y las 11,000 en 2020.

“Originalmente, no sabíamos el origen de este problema; sabíamos que pasaba, pero desconocíamos de dónde venía”, apuntó Chávez.

El 35% de las transferencias electrónicas no reconocidas se originaron a partir de llamadas telefónicas en donde un criminal se hace pasar por un trabajador del banco.

De acuerdo con las propias instituciones financieras, este modus operandi es cada día más extenso.

Para tratar de paliar el problema, los bancos han intensificado sus campañas para advertir a la gente sobre estas prácticas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el dinero robado no se puede restituir aunque los clientes hagan una denuncia en el banco.

La Condusef indica que solo el 29% de las quejas formales por transferencias electrónicas no reconocidas termina con un fallo a favor del cliente.  fraudes fraudes 

En el caso de compras por internet fraudulentas (5,164 en 2021), las resoluciones favorables apenas alcanzan el 47%.

“La institución financiera es corresponsable en esto”, sentenció Chávez.

En la mayoría de los casos, los bancos argumentan que no pueden devolver el dinero a los defraudados porque, a pesar de que fueron engañados, dieron información sensible —como contraseñas de la banca en línea o el NIP para cajeros— a los delincuentes.

El principal riesgo es caer en engaños de personas u organizaciones que no son instituciones financieras, que solicitan depósitos por adelantado y huyen con ese dinero, aprovechándose de la urgencia o usurpando la identidad de instituciones reconocidas. Regularmente son ofertas por teléfono y redes sociales, que utilizan canales no corporativos o informales.

1. Correo basura, como SPAM
Se trata de un mensaje enviado a varios destinatarios que usualmente no lo solicitaron, con fines publicitarios o comerciales.

2. Smishing
En este tipo de fraude, te envían mensajes SMS a tu teléfono móvil con la finalidad de que visites una página web fraudulenta. Esto con el fin de obtener tu información bancaria, para realizar transacciones en tu nombre.

3. Phishing
También conocido como suplantación de identidad, en este tipo de fraude el objetivo es que al hacerse pasar por una Institución Financiera, con un mensaje indicándote un error en tu cuenta bancaria, y al ingresar tus datos, obtienen tu información confidencia como: números de tus tarjetas de crédito, claves, datos de cuentas bancarias, contraseñas, etc.

4. Pharming
Consiste en redirigirte a una página de internet falsa mediante ventanas emergentes, para robar tu información.

Suelen mostrar leyendas similares a esta: ¡Felicidades, eres el visitante un millón, haz clic aquí para reclamar tu premio!

Créditos no solicitados
Las instituciones financieras pueden ofrecerte un crédito que no pediste, esto no significa que sea un fraude. Pero, si tú no lo buscaste, procede con cautela.

Demasiado bueno para ser cierto
Debes tener mucho cuidado ante una aparente facilidad, tasas muy bajas o ausencia de requisitos. Una institución financiera real tiene que hacer un análisis de identidad y riesgo y, a partir de ello, ofrecerte una tasa de interés, monto y condiciones.

No te piden información complementaria
La tecnología actual permite que las instituciones pre-aprueben o hagan un análisis de crédito en microsegundos, principalmente si ya eres cliente de esa institución. Si recibes una oferta que no requiere ningún dato adicional como comprobar tu identidad o tus ingresos, CUIDADO.

No utilizan canales oficiales
Hay que tener mucha precaución si te contactan por números de whatsapp o redes sociales que no pertenecen a una institución regulada, y observa siempre el URL de la página web. Algunos fraudes replican elementos visuales que simulan ser empresas muy reconocidas, pero no son el canal oficial de la organización. fraudes  fraudes  fraudes  

Pago por adelantado
Este es uno de los intentos de fraude más comunes. Una gran alerta es cualquier persona o institución que te solicite hacer un depósito previo a la autorización, evaluación o desembolso de tu crédito. Ya sea que le llamen trámites de gestión, o algún tipo de seguro.

Todo es urgente y puedes perder una gran oportunidad
Parte del fraude es darle un sentido de urgencia a cualquier trámite, si la persona te presiona y te dice que está haciendo todo lo posible por esperar, pero que si no actúas rápido vas a perder las condiciones o la “oportunidad” de ese crédito, debes encender tus luces rojas.

Por EFE y Forbes Foto: Pexels.