Asolearse sin protección puede afectar la piel de los niños

Expertos aseguran que una alta exposición a los rayos UV al asolearse durante semana santa, puede hacer que los niños sean vulnerables al cáncer de piel.

La Semana Santa ha llegado y con ella muchas familias aprovecharán el periodo vacacional para acudir a las playas o albercas para disfrutar de un día soleado; sin embargo muchas han olvidado la importancia de protegerse la piel durante la exposición a los rayos UV. Asolearse, Asolearse, Asolearse, Asolearse, Asolearse

La exposición constante a los rayos solares de los niños, sin una protección adecuada, puede hacer que con el tiempo se generen daños en la piel como el cáncer.

Banner 1280x140 2022

Una alta exposición solar de menores puede tener consecuencias como enrojecimiento, pigmentación inmediata, pigmentación retardada, quemaduras solares, deshidratación o incluso desarrollar cáncer de piel en un futuro.

De esta forma, las quemaduras solares en menores representan un importante factor de riesgo para generar enfermedades durante la vida adulta.

Según explica la presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología, Rossana Llergo, la quemadura solar es el resultado de una exposición directa y prolongada al sol sin barreras físicas o químicas que protegen la piel.

Asolearse

Es muy importante que desde pequeños comenzar a fomentar los hábitos de fotoprotección para prevenir el desarrollo de enfermedades dermatológicas como el cáncer de piel.

Durante épocas vacacionales, es importante aplicar protectores solares en la piel de los niños, sobre todo cuando se acuden a playas, balnearios o se lleven a cabo actividades a la luz del sol.

Es necesario que los protectores solares sean seleccionados de acuerdo a su edad y tipo de piel, para ello, los expertos recomiendan el uso de protectores solares físicos o también conocidos como pantallas totales.

Las pantallas totales reflejan la radiación solar, impidiendo que penetre en la piel y produzca enrojecimiento, quemaduras y otros síntomas.

De acuerdo a la Sociedad Mexicana de Dermatología, este tipo de bloqueadores solares físicos se componen de óxido de zinc, talco, mica, óxido de hierro y óxido de titanio lo que ayuda a absorber la radiación y la reflejan.