Piden legislación e investigación para prevenir violencia

 

Organizaciones juveniles piden legislación e investigación sobre juventicidio para prevenir violencia y asesinatos contra las juventudes en Querétaro y todo el país.

Luego de que se confirmó, que el hallazgo del cuerpo desmembrado en bolsas de plástico ubicados en el Relleno Sanitario de El Paraíso del Municipio de Corregidora, Querétaro corresponden al joven Sebastián “N” de 18 años, reportado como desaparecido desde el 2 de julio del 2022. legislación, legislación, legislación, legislación, legislación, 

A través de un comunicado, las organizaciones juveniles SOS Discriminación Internacional Querétaro y el Observatorio Juvenil por la No Discriminación Querétaro (OJQ) lamentaron profundamente lo sucedido y pidieron justicia a las autoridades correspondientes haciendo una investigación con perspectiva de juventudes.

Al mismo tiempo, urgieron a que las y los diputados legislen sobre juventicidio en Querétaro y en todo México para prevenir las violencias y los asesinatos contra la población joven.

Banner2-1459-x-170

También pidieron a las universidades contribuir en este tema, no solo registrando las muertes juveniles, sino haciendo investigación para entender los contextos, así como los procesos que están detrás, que derivan en que se cometan violencias y crímenes contra las juventudes, así como ayudar a encontrar los mecanismos de prevención para ayudar a que esto no se repita jamás. legislación

“Por ello, es necesario que existan estudios sobre las y los jóvenes, como las especialidades, maestrías, doctorados sobre juventudes que generen investigación y al mismo tiempo contribuyan a elaborar estrategias de transversalización de perspectivas de juventudes dentro y fuera de las universidades”. Puntualizaron las organizaciones juveniles antidiscriminatorias.

En ese sentido y para fortalecer las mencionadas propuestas juveniles para proteger la vida y la dignidad de las juventudes, en el referido comunicado se indicó, que de acuerdo con las cifras preliminares del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en México 8,448 jóvenes de entre 15 y 34 años fueron asesinados entre enero y junio del 2021. Esto representó cerca de la mitad del total de homicidios registrados (el total de homicidios registrados la primera mitad del 2021 fueron 16,972) y convirtió a las agresiones y la violencia en la primer causa de muerte para este grupo etario.

Por esa razón, el doctor José Manuel Valenzuela Arce, investigador de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) definió el juvenicidio es el asesinato sistemático de la población joven, fenómeno documentado a lo largo de décadas y en el que se ha detectado la implicación de elementos institucionales. Así lo plasmó desde 2012 en su libro: “Sed de mal. Feminicidio, jóvenes y exclusión social”. Desde entonces, y de forma similar como ocurrió con el feminicidio, se le dio nombre a una problemática social presente como común denominador en los países latinoamericanos y otras partes del mundo.

En el mismo tenor se recordó que la Organización Mundial de la Salud, ha dicho que las tres principales causas de muerte entre los jóvenes del continente americano son: suicidios, homicidios y accidentes viales. Todas ellas son prevenibles.

De acuerdo con el estudio “La salud de los adolescentes y jóvenes en la Región de las Américas”, publicado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), reveló que a estas tres causas se debe la mitad de las muertes entre los jóvenes de entre 10 y 24 años de 48 países de la región.

El homicidio es la causa más frecuente de mortalidad en hombres jóvenes, ya que nueve de cada 10 muertes corresponde a víctimas de sexo masculino por homicidio en este rango de edad, así como cuatro de cada cinco muertes en accidentes de tránsito y tres de cada cuatro suicidios.

Según la OPS “es importante reconocer que las tasas más altas de mortalidad entre los hombres jóvenes se deben, en parte, a la presión que enfrentan para cumplir con las normas de género, las que pueden contribuir a comportamientos dañinos como la agresión y la toma de riesgos”.

De esta manera, en todo el continente americano, cada año más de 45 mil jóvenes de entre 15 y 24 años mueren por homicidio: en alrededor del 70% de los casos registrados en los países del continente estuvieron involucradas armas de fuego.