EUA y China, líderes en generación de residuos plásticos

Estados Unidos y China lideran el mundo en generación de residuos plásticos

Las empresas de combustibles fósiles con sede en los Estados Unidos están impulsando la crisis mundial de contaminación por plásticos, según un nuevo informe sobre la industria de los plásticos de un solo uso.

Y en generación de desechos de plásticos de un solo uso, México también tiene sus millones de toneladas.

Instituciones de investigación contribuyeron al estudio elaborado por el grupo de vigilancia australiano Minderoo Foundation, que culpa a las empresas de combustibles fósiles como ExxonMobil y Dow, así como a la china Sinopec, por contribuir con el 16% de los desechos plásticos de un solo uso del mundo, de los cuales casi todo termina en el aire, la tierra o el agua.

Al menos un tercio de todos los desechos plásticos a nivel mundial (130 millones de toneladas en 2019) se consideran de un solo uso, lo que significa que deben usarse una vez y desecharse de inmediato, como bolsas de supermercado, botellas y utensilios para llevar.

A nivel mundial, el país americano ocupó el segundo lugar en generación de desechos plásticos de un solo uso con más de 17.1 millones de toneladas creadas en 2019, pero el noveno en desechos plásticos de un solo uso per cápita con 52 kilogramos (114.6 libras) al año. Comparando eso con China, que lideró el mundo en generación de residuos con más de 25,3 millones de toneladas, pero representó solo alrededor de un tercio de las tasas per cápita de los Estados Unidos con solo 18 kilogramos (39.6 libras) por año, a pesar de ser el hogar de aproximadamente 1.070 millones de residentes más.

En tercer lugar, India, el segundo país más poblado del mundo, contribuyó con solo una fracción de los desechos plásticos en comparación con China y Estados Unidos: 5.6 millones de toneladas de desechos plásticos de un solo uso generados en 2019 y solo 4 kilogramos (8.8 libras) per cápita.

México se encuentra en el onceavo lugar a nivel global con 17 kilogramos per cápita por año. La generación de desechos de plásticos de un solo uso fue de 2,176,000 toneladas en 2019.

Si bien en general crean muchos menos desechos plásticos de un solo uso, las naciones ricas que se ubicaron por encima de los Estados Unidos en desechos plásticos de un solo uso per cápita incluyeron Singapur (primero), Australia (segundo), los Países Bajos (tercero), Bélgica (cuarto), Hong Kong (quinto), Israel (sexto), Omán (séptimo) y Suiza (octavo).

Según el informe anual «Sin residuos plásticos», a menudo son las empresas más pequeñas (restaurantes, tiendas de comestibles o salones de belleza, por ejemplo) las que soportan la peor parte de la reforma, como ocurre con la reciente legislación estatal y local para prohibir ciertos plásticos de un solo uso en California, Nueva York y otros lugares.

Sin embargo, el 98% de todos los desechos de un solo uso se producen gracias a polímeros creados por empresas de combustibles fósiles, que obtienen mayores beneficios en la fabricación de materiales «vírgenes» en lugar de desarrollar sistemas «circulares» basados en el reciclaje, la reutilización y recursos alternativos y sostenibles.

En México, supermercados ya no están dando bolsas de plástico para empacar las compras. Clientes tienen que llevar bolsas de tela.

A petición de la BBC, ExxonMobil ha emitido una declaración en respuesta al informe «Sin residuos», afirmando que están «tomando medidas para abordar los residuos plásticos aumentando la reciclabilidad del plástico, apoyando mejoras en la recuperación de residuos… y minimizando la pérdida de gránulos de plástico de nuestras operaciones». Agregaron: «También estamos trabajando en soluciones de reciclaje avanzadas que crean y capturan valor de los desechos plásticos con oportunidades para reducir las emisiones generales de gases de efecto invernadero durante todo el ciclo de vida del plástico».

«Es de vital importancia que las empresas petroquímicas se muevan hacia alternativas basadas en la economía circular», dijo el profesor Sam Fankhauser, economista de la Universidad de Oxford y la London School of Economics, quien contribuyó al informe.

Continuó: «Los beneficios que se ofrecen son transformadores y enormemente beneficiosos, no solo para nuestro medio ambiente y ecosistemas, sino también para las comunidades que viven con la realidad de la contaminación plástica».

Nicole Fernandez ABC noticias foto agencias