Lo que no sabías de Doña Josefa Ortiz de Domínguez

La Patriota mexicana María Josefa Crescencia Ortiz Téllez- Girón, jugó un papel crucial en la historia Mexicana

La independencia mexicana fue un proceso histórico que implicó a muchísimos hombres mexicanos que deseaban la libertad de su país, pero también a muchas y notables mujeres, porque si bien en aquellos tiempos al sexo femenino le cabía más bien un rol secundario en materia política, hubieron varias mujeres que supieron desplegar un rol distintivo e importante en este ámbito y a favor de la mencionada causa, tal es el caso de Josefa Ortiz de Domínguez, casada con Miguel Domínguez, quien en aquel momento se desempeñaba como corregidor de Querétaro.

María Josefa Crescencia Ortiz Téllez- Girón, nació en la Ciudad de México, el 8 de septiembre de 1768 y existen registros que declaran como fecha de su natalicio el 19 de abril del año 1773, en el seno de una familia económicamente acomodada.

La temprana muerte de sus padres hizo que su hermana mayor tuviese que ocuparse de su educación que se llevaría a cabo en el colegio San Ignacio de Loyola. Allí aprendería las materias básicas y también algunas cuestiones domésticas como era costumbre de la época.

box bann cheese up

Cuando corría el año 1791 se casa con Miguel Domínguez, quien en ese momento se desempeñaba en la administración pública del virreinato de Nueva España. Por su sintonía con el virrey, Domínguez, sería designado como Corregidor de Querétaro para el año 1802, por lo que recibió el apodó de ‘la Corregidora’.

En el año 1810 conoce al cura Miguel Hidalgo y Costilla y al capitán Ignacio Allende, a los que informó del desarrollo de la conspiración en Querétaro. Los realistas descubrieron donde se guardaban las armas para la sublevación de octubre, entonces Josefa persuadió a sus compañeros para que adelantaran la proclamación de la independencia al mes de septiembre.

Si bien Josefa fue una mujer que cumplió primeramente con sus deberes de esposa y de madre, ocupándose casi con exclusividad de estas tareas, cabe destacarse, que también su fuerte sensibilidad social la llevó a participar activamente en obras de caridad, en defensa de quienes menos tenían y también a expresar su disconformidad respecto de la discriminación que sufría su clase social, la criolla, respecto de los españoles, dado que no podían acceder a determinados cargos por su origen criollo.

Todo ello fue haciendo crecer en ella un sentimiento nacional y por contrapartida se hacía cada vez más fuerte su disidencia de la dominación española.

En tanto, al mismo tiempo que se produce la invasión de Napoleón a España, en América y especialmente en la casa de los Domínguez, comienzan a tejerse las primeras reuniones a favor del proceso emancipador.

Cuando el gobierno descubre el ánimo libertador en muchos criollos se decide a neutralizarlos, entonces, Domínguez, preocupado por lo que le podría suceder a su familia pretende acallar a su esposa Josefa, sin embargo, no obtiene resultados y ésta se las ingenia para advertirles a los revolucionarios que se habían descubierto sus planes.

Esto por supuesto les salvaría la vida a muchos patriotas, aunque, la situación de Josefa y flia. se complicaría ya que sería delatada por un arrepentido y entonces, ella y su marido fueron detenidos.

Su marido recuperó pronto la libertad pero Josefa permaneció una larga estadía en prisión tras ser hallada culpable de traición. En 1817 recupera la libertad.

Durante el imperio de Agustín de Iturbide, éste intentó hacer dama de honor a Doña Josefa Ortiz de Domínguez, cargo que declinó por no estar de acuerdo con el imperio.

Cuando en 1822 la independencia es un hecho, Josefa, fue tentada por el emperador Iturbide para integrar su corte, sin embargo, Josefa rechazó la oferta porque consideraba que no correspondía con los ideales que ella defendía. Asimismo, rechazaría otras tantas propuestas de reconocimiento.

Josefa Ortiz falleció a causa de una pleuresía el 2 de marzo de 1829 en la Ciudad de México. Sus restos fueron exhumados y llevados con grandes honores a Querétaro, donde reposan.

Agencias