Guardia de seguridad arruina pintura de un millón de dólares

Un guardia de seguridad arruinó una pintura de un millón de dólares en Rusia, durante su primer día de trabajo.

¿Quién no ha tenido un mal día en el trabajo?, sobre todo cuando vamos iniciando en un nuevo empleo, ya sea por nervios, por la inexperiencia o por la misma emoción de indicar de nuevo solemos cometer errores involuntarios, que no todas las ocasiones son inofensivos ni pasan desapercibidos.

En su primer día de trabajo, un guardia de seguridad de unos 60 años de edad arruinó una pintura valuada en más de un millón de dólares, tras dibujar ojos en las figuras sin rostro representadas en una obra de arte exhibida en una galería de Rusia.

La obra titulada “Tres figuras” (1932-1943), de la artista rusa Anna Leporskaya, tuvo que ser enviada a restauración, y para recuperar su estado, la empresa donde trabajaba el guardia de seguridad tendrá que desembolsar 3 mil 348 dólares.

La pintura perjudicada por la negligencia de este guardia de seguridad, quien fue despedido, formaba parte de la exposición de arte abstracto exhibida en el Centro Yeltsin, situado en la ciudad de Ekaterimburgo, Rusia. Según informa UnoTV.

De acuerdo con un comunicado del Centro Yeltsin, la costosa pintura fue dañada el pasado 7 de diciembre, cuando dos visitantes descubrieron que habían dibujado, con bolígrafo, algunos trazos encima la obra de arte.

“Les informamos que durante la investigación se identificó a la persona que pintó los ojos en las figuras de la pintura de Anna Leporskaya; se trata de un empleado de una organización de seguridad privada que lleva a cabo actividades de seguridad del Centro Yeltsin”.

Según los medios locales de Rusia, el guardia de seguridad, como estaba aburrido en su primer día de trabajo, le puso ojos con un bolígrafo a dos de las tres figuras humanas representadas en la obra de arte.

guardia de seguridad
La obra de arte fue inspeccionada

La obra se envió a la galería de Moscú y fue inspeccionada por un restaurador de arte. El daño fue catalogado de “vandalismo” por las autoridades de Rusia y el responsable deberá pagar una multa superior a 535 dólares y trabajo en una correccional durante un año.

El restaurador de la Galería Estatal Tretyakov, que trabaja en la obra de arte, precisó que el daño puede repararse sin afectar la pintura a largo plazo, ya que la tinta del bolígrafo penetró la capa de pintura, pero el suave trazo del vándalo hace posible que sea borrado.

 

Con información de Agencias.