Recomendaciones para prevenir Influenza

La Secretaría de Salud emite recomendaciones para prevenir Influenza

La Secretaría de Salud (SESA) del estado de Querétaro, invita a las mamás, papás o tutores de menores, de seis a 59 meses de edad, a las personas de 60 años y más, embarazadas, personal de salud y población de cinco a 59 años con condiciones de riesgo como diabetes mellitus, cardiopatías, cáncer, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, VIH, así como obesidad mórbida, a que acudan a una unidad de salud para aplicarse la vacuna contra la influenza.

Para la temporada invernal 2022-2023 la meta estatal es aplicar 558 mil 480 dosis, y hasta el momento se tiene un avance de 2.34 por ciento que corresponde a la aplicación de 13 mil 95 dosis. Recomendaciones para, Recomendaciones para, Recomendaciones para, Recomendaciones para, Recomendaciones para

Recomendaciones para

La influenza es una enfermedad respiratoria aguda que es causada por el virus del mismo nombre, del cual existen cuatro tipos: A, B, C y D. Los causantes de las epidemias estacionales son los virus gripales de tipo A y B.

La influenza estacional se caracteriza por el inicio súbito de fiebre alta, tos (generalmente seca), dolores musculares, articulares, de cabeza y garganta, intenso malestar y abundante secreción nasal. La tos puede ser intensa y durar dos semanas o más. La fiebre y los demás síntomas suelen desaparecer en la mayoría de los casos en el plazo de una semana. No obstante, en personas con enfermedades crónicas, la influenza puede causar enfermedad grave, e incluso la muerte. El periodo de incubación es de aproximadamente dos días.

Influenza 2022

En el acumulado de la temporada estacional 2021-2022 (semana epidemiológica 40) se han registrado 24 casos positivos a influenza en el país. En el estado de Querétaro por el momento no se han registrado casos.

La Secretaría de Salud del estado de Querétaro emite las siguientes recomendaciones:

Acudir a vacunarse contra la influenza si pertenece a los grupos de riesgo.

Utilizar cubreboca si se está enfermo.

Evitar los cambios bruscos de temperatura.

Abrigarse cuando baje la temperatura.

Lavarse las manos de forma frecuente.

Ventilar habitaciones.

Desinfectar superficies de contacto común (en casa, el trabajo, la escuela).

Al toser o estornudar se debe de cubrir boca o nariz con un pañuelo desechable o con el ángulo interno del codo.

Aumentar el consumo de alimentos ricos en Vitamina “A” y “C”.

Incrementar la ingesta de líquidos.

Evitar exponerse a lugares extremadamente fríos, nevados o con hielo.

En caso de presentar fiebre, síntomas respiratorios y/o malestar general acudir al médico para recibir tratamiento oportuno.

Evitar prender hornillas, fogones, anafres, chimeneas en ambientes cerrados y poco seguros.

No automedicarse.