Morena aprueba obligación de dar datos biométricos

 Morena aprueba obligación de dar datos biométricos

Preocupa a usuarios su privacidad por la aprobación en lo general de crear el «Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil y entregar datos biométricos».

Esta tarde se aprobaron en lo general, los artículos no reservados del dictamen que reforma la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, para crear el «Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil».

La aprobación de esta reforma con 54 votos a favor, 49 en contra y 10 abstenciones, obligaría a quienes deseen adquirir un celular a registrar sus datos biométricos, es decir, la huella dactilar, facial y también el iris de los ojos.

La propuesta de Morena de incluir datos de millones de usuarios de teléfonos móviles en un registro biométrico violaría derechos humanos al comprometer la protección de datos personales, alertó la Asociación de Internet de México.

Si no se llega a registrar en el padrón o en caso de hacerlo fuera de tiempo, sería el motivo de la cancelación de la línea telefónica y una multa de 89 mil 692 pesos.

La propuesta causó controversia y temor ante personas que consideran es una invasión a la privacidad.

Con 54 votos a favor, 49 en contra y 10 abstenciones, se aprueba en lo general y los artículos no reservados del dictamen que reforma la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, para crear el «Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil».

— Senado de México (@senadomexicano) April 13, 2021

Argumenta la bancada de Morena, quienes están a favor de la reforma, que la iniciativa busca reducir el uso de las telecomunicaciones para cometer delitos como la extorsión.

Señalaron que la información contenida en el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil será confidencial y reservada, en los términos de las leyes en materia de transparencia y protección de datos personales.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones sería el organismo encargado de instalar, operar, regular y mantener el padrón; así como de procurar su buen funcionamiento y el intercambio de información con las autoridades competentes.

Fue el pasado 25 de marzo, cuando las y los integrantes de la Comisión de Comunicaciones y Transportes, presidida por la senadora Lucía Meza, avalaron la propuesta.

La reforma, que ya ha sido aprobada en la Cámara, está en consonancia con la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador de luchar contra la delincuencia utilizando métodos de inteligencia en lugar de la fuerza, pero críticos afirman que pone de manifiesto las trampas de los gobiernos que pretenden recopilar más datos de los ciudadanos con fines policiales.

El registro costaría a la industria cientos de millones de dólares, podría poner en riesgo empleos y violaría derechos humanos al comprometer la protección de datos personales.

El registro dificultaría el anonimato de los usuarios de móviles al exigir una prueba de identificación junto con datos biométricos difíciles de falsificar a cualquiera que abra una nueva línea. Esa información estaría a disposición de las fuerzas del orden que la soliciten.

El registro de México recogería los datos biométricos de todos los usuarios de teléfonos móviles del país, incluidos los clientes de pospago, a los que normalmente se considera como improbables delincuentes.

Muchos de los países que conservan datos biométricos tienen un historial cuestionable en materia de derechos humanos, como China, Arabia Saudita y Pakistán. Ningún país occidental recoge datos biométricos de los usuarios de teléfonos móviles.

Si los usuarios no entregan los datos, los operadores de telefonía móvil tendrán que cortar sus líneas, aislando aún más a las personas que dependen de sus teléfonos para acceder a internet, dijo Elena Estavillo, excomisionada del IFT, el regulador de las telecomunicaciones en México.

Agencias