Castillo da la voltereta a Fujimori en Perú, en final de infarto

El candidato izquierdista Pedro Castillo supera a la derechista Keiko Fujimori con una estrecha ventaja en el conteo oficial de la segunda ronda electoral presidencial de Perú.

El candidato socialista Pedro Castillo superaba este lunes a la derechista Keiko Fujimori con una estrecha ventaja en el conteo oficial de la segunda ronda electoral presidencial de Perú, en una de las contiendas más polarizadas en décadas en el país.

El recuento oficial muestra a Castillo con un 50.10% y a Fujimori con un 49.90%, con cerca del 94.36% de los votos procesados, y la diferencia ahora es de 39 mil 164 votos mientras llegan los votos finales, mayormente procedentes de áreas rurales, más favorables al candidato de izquierda.

Castillo, de 51 años y que se ha convertido en un paladín de los pobres, ha prometido reformular la Constitución para reforzar el papel del Estado y quedarse con una mayor parte de los beneficios de las empresas mineras.

Banner Galería

El también profesor de primaria llegó en la mañana procedente del pueblo Tacabamba, la tierra del candidato en el norte andino del país, y saludó con las manos alzadas y un bandera peruana a sus simpatizantes al llegar a su local partidario, donde planea una conferencia de prensa.

En el lugar, ya había celebraciones de cientos de sus partidarios con cánticos, cornetas y banderas peruanas.

Un recuento rápido no oficial realizado por Ipsos Perú a última hora del domingo dio al maestro Castillo una pequeña ventaja después de que una encuesta a pie de urna dijera que Fujimori conseguiría la victoria, dejando al país, a los inversores y a las empresas mineras en una situación de elevada incertidumbre.

El probable final de fotografía podría dar lugar a días de tensión, ya que la votación pone de manifiesto la fuerte división entre la capital, Lima, y el interior del país, que ha impulsado el inesperado ascenso de Castillo.

Castillo

País polarizado

Lo único que queremos ahora es democracia, que todo sea democrático. Que gane quien gane, el otro lo acepte y no empiece ningún lío», opinó Lili Rocha, una votante en Lima, la capital.

En tanto la vendedora ambulante Natalia Flores afirmó que no había votado por ninguno de los candidatos, pero tenía la esperanza de que quien ganara lideraría al país más allá de la reciente agitación política y la pandemia.

Quien salga adelante, creo que tendrá que hacer un buen trabajo porque en Perú el tema de la pandemia es terrible para nosotros económicamente. El trabajo es inestable», refirió.

Ya sea el señor Castillo o la señora Keiko (Fujimori), espero que hagan un buen trabajo en los próximos cinco años», agregó.

Lucía Dammert, académica peruana radicada en Chile, predijo días complicados, con posibles impugnaciones de los votos y solicitudes de recuento. Dammert pronostica protestas sobre todo si Fujimori gana.

Lo que está claro es que si Keiko gana va a tener que encerrarse en una fortaleza en Lima y aguantar lo que pase en el resto del país», dijo.

Gane quien gane, tiene que dialogar con el Gobierno y otras fuerzas políticas, estamos en un país polarizado», afirmó el analista político Andrés Calderón.

 

Por Agencias.