Arte callejero por Ucrania, graffitis de Putin a Mickey Mouse

El arte callejero vive sus propias reglas de acuerdo con cada región del mundo, y, sobre todo, basados en las vivencias reales; mientras en Rusia restringen al graffiti, por Ucrania la creatividad estalla en todo el mundo.

Mientras Moscú ha prohibido las representaciones de sexo y drogas en sus paredes bajo nuevas restricciones destinadas a trazar una línea entre el arte y la ruina, el tema de Ucrania llena de mensajes al mundo sobre una situación que los tiene al borde de la desaparición, por lo que graffiteros de todo el orbe explotan esa vía de c.

Rusia, por su parte, está generando una respuesta contrapunteada de parte de los artistas y suscitando el debate sobre el papel de las ciudades en la regulación del arte callejero.

Banner Mayo

Percibido por algunos como un acto de vandalismo, la pintura de grafitis ha cobrado importancia en las últimas décadas, con obras de artistas destacados como el escurridizo Banksy de Gran Bretaña cortejados por galerías de arte y casas de subastas de primer nivel. Arte callejero, Arte callejero, Arte callejero, Arte callejero, Arte callejero, Arte callejero, Arte callejero

A medida que ha aumentado la popularidad y el valor de los murales callejeros, ciudades desde Melbourne hasta Bogotá han ideado reglas para definir dónde, ya veces qué, los artistas pueden pintar legalmente. Arte callejero

Pero el proceso ha resultado complicado, lo que genera dudas sobre cómo reconciliar los intereses en conflicto sobre los muros de la ciudad entre los propietarios, las administraciones locales y los artistas que pertenecen a un movimiento tradicionalmente rebelde, dijeron expertos en arte y leyes.

«No existe un sistema correcto», dijo Lee Bofkin, cofundador de Global Street Art, una organización británica que apoya a los artistas callejeros.

Arte callejero

REGLAS DE MOSCÚ

Moscú se convirtió en la última ciudad del mundo en intentar regular el arte callejero cuando estableció nuevas reglas en julio que establecían que todos los murales requieren la aprobación previa de las autoridades y de los propietarios.

La aprobación ahora se restringe a retratos de personalidades destacadas y obras que traten sobre la historia, la ciencia, el deporte y el arte mismo.

Por otro lado, las obras que representan violencia, pornografía, blasfemias, tabaco, explosivos y drogas están estrictamente prohibidas, al igual que pintar durante el invierno.

Las solicitudes serán examinadas por la autoridad de vivienda de Moscú junto con otros seis departamentos, incluidos la prefectura y el comité de arquitectura.

Los artistas del grafiti ya se enfrentaban a fuertes multas y posibles penas de cárcel por vandalismo y ahora los propietarios de viviendas que incumplan las normas tendrán que pagar por el blanqueo.

Un portavoz de la administración de Moscú dijo que las reglas apuntan a controlar el graffiti «generalizado y descontrolado», y especialmente los murales publicitarios que han aparecido en la ciudad en los últimos años.

«Debe lograrse un equilibrio entre el interés público y el privado», dijo el portavoz a la Fundación Thomson Reuters.

«Esperamos que en lugar de publicidad, así como pseudo-creatividad … aparezcan obras interesantes y creativas de artistas en las casas que decorarán la ciudad».

Como era de esperar, las nuevas regulaciones han llamado la atención de algunos artistas locales.

El pintor moscovita Konstantin «Zmogk» Danilov agradeció los esfuerzos para detener la «avalancha de frescos publicitarios» que se hacen pasar por «arte», pero dijo que las restricciones en el contenido artístico y el proceso de aprobación excesivamente burocrático amenazan la creatividad.

«La aprobación final depende de demasiadas personas que no están relacionadas con el arte», agregó la también pintora Olga Chikina, o INEY.

Los artistas, dijo, necesitan libertad de expresión. Ambos pintores coincidieron en que muchos seguirían trabajando sin importar las nuevas restricciones.

arte callejero

¿PROTEGER O PROHIBIR?

Otras ciudades han adoptado enfoques que contrastan marcadamente con los de Moscú.

La capital de Colombia, Bogotá, despenalizó el grafiti en 2011 después de que la policía matara a un pintor adolescente, y desde entonces la ciudad se ha convertido en un destino favorito para los turistas de arte callejero.

Muchas capitales europeas han designado áreas donde los artistas pueden trabajar libremente, creando museos al aire libre mientras toman medidas enérgicas contra el graffiti en los distritos históricos, dijo Luca Ciancabilla, profesor de arte en la Universidad de Bolonia en Italia.

En un movimiento inusual, Praga se movió esta semana para instalar cámaras de seguridad para proteger el graffiti en su Muro John Lennon de los turistas que rutinariamente vendrían a agregarle su propia marca, dijeron el propietario del muro y la administración de la ciudad.

En Italia, ciudades como Mantua y Bolonia han encargado activamente murales para embellecer bloques municipales suburbanos a veces mal diseñados, dijo Ciancabilla.

Un estudio de 2016 realizado por investigadores de la Universidad de Warwick en Gran Bretaña descubrió que la presencia de obras de arte en un distrito estaba relacionada con el aumento del valor de las propiedades.

arte callejero

SOMBRAS DE GREY

Desde un punto de vista legal, las ciudades tienen derecho a regular lo que se puede pintar, pero quedan áreas grises, dijo Enrico Bonadio, profesor de propiedad intelectual en la City, Universidad de Londres.

Los propietarios, sin embargo, tienen el derecho general de hacer lo que quieran con sus paredes, señaló.

En julio, un juez de EE. UU. anuló un requisito de Nueva Orleans de que los dueños de propiedades envíen murales a la ciudad para una revisión preliminar de contenido, diciendo que viola la libertad de expresión.

Y, legales o no, las obras de arte están protegidas internacionalmente por derechos de autor, que otorgan a los artistas el control sobre su explotación económica, como la venta de camisetas estampadas con grafitis, dijo Bonadio.

Además, los artistas conservan los derechos morales sobre su trabajo, lo que les permite un cierto grado de control sobre cómo los dueños de la pared en la que están pintados usan los murales, ya sea una ciudad o un privado, agregó.

En 2018, un juez de Nueva York concedió 6.7 millones de dólares en daños a 21 grafiteros cuyas obras realizaban en una obra abandonada. Esta fábrica en el distrito de Queens fue blanqueada sin previo aviso por el propietario del edificio, que planeaba remodelar el sitio.

Aunque el fallo fue exclusivo de Estados Unidos y se basó en la legislación local para proteger las obras de arte, los jueces de otros países podrían seguir ese ejemplo, dijo Bonadio.

Pero encontrar un acuerdo común sobre qué es arte que merece protección y qué no, sigue siendo problemático, dijo Ciancabilla.

«Muchos todavía ven el grafiti como basura», dijo, «mientras que el 99% de los grafiteros se consideran artistas en potencia».

EL CASO DE MÉXICO.

Emblemático edificio Balmori en la Roma, tuvo unas décadas abandonado, situación que un grupo de artistas underground de México, liderados por Aldo Flores, un corredor de arte, tomaron el edificio y realizaron una serie de pinturas en las paredes del inmueble. Meses después, a pesar de la difusión mediática y la protección de las obras por parte de los artistas, el edificio fue igualmente pintado de blanco, sin más, enterrando verdaderas obras de arte.