«Home Sweet Home Alone» recibe duras críticas

5 razones por las que Home Sweet Home Alone es un pésimo reboot

Home Sweet Home Alone llega a Disney  con la encomienda de igualar el éxito de Home Alone, sin embargo, la crítica la ubica ya como uno de los peores remakes hechos, ¿por qué?

Cuando Home Alone debutó en el cine hace más de tres décadas, el público se rindió ante la emotiva historia de Kevin Mccallister. Ahora Home Sweet Home Alone, la nueva entrega de la saga busca emular el éxito de la cinta de 1990; sin embargo, su destino parece ser uno muy diferente.

La nueva cinta de Disney llega a la plataforma como una de las apuestas de este fin de semana, sin embargo, apenas se estrenó y la crítica la ha destrozado con sus reseñas. Así también ha sido la respuesta del público que ha castigado esta nueva versión que trae de nueva cuenta la historia de un niño de 10 años que se queda accidentalmente en casa solo durante las vacaciones cuando su familia se va de viaje.

Aunque existen muchos millennials deseosos de ver volver a los clásicos de su infancia, Home Sweet Home Alone parece destinada a no acaparar los mismos reflectores de otros títulos.

Si todavía tienes ganas de darle una oportunidad mira estas razones por las que deberías mantenerte alejado de ella.

CheesUp

Una franquicia desgastada
Aunque suene difícil de creer, Home Sweet Home Alone es la sexta película de la franquicia de Home Alone.

Luego del éxito de las dos primeras partes, la saga parecía haber dado todo de sí; sin embargo, la salida de Macaulay Culkin de la saga no sería obstáculo para que los estudios decidieran seguir explotando la idea del niño que tras quedarse solo en casa tiene que defender su hogar de unos criminales.

Home Alone 3, 4 y 5 repitieron la misma fórmula gastada que definitivamente ya no daba para más desde su segunda entrega y fueron condenadas al olvido. Home Sweet Home Alone siguió ese mismo camino y su destino no podría ser menos diferente. Sweet Sweet 

Una historia irreal para estas épocas
Cuando Home Alone debutó en la pantalla en 1990, su premisa de una familia entera olvidando a uno de sus más jóvenes integrantes en casa lucía simplemente irreal (de la segunda parte explotando y llevando ese argumento a un nuevo nivel, mejor ni hablamos).

La historia obligaba ya al público a asimilar esa idea y bueno, al parecer no hubo mayor dilema. La película fue todo un suceso en taquilla y se instaló para algunos como un clásico navideño indispensable.

Con su nueva versión no sucede así. Aquí, por más que se trate se acabaron las concesiones. No lo decimos nosotros, lo dice la gente. Basta con ver los comentarios que hay en el primer avance liberado por Disney para saber que ya nadie se traga este viejo cuento, cuando todo mundo tiene un teléfono y la tecnología es un gran aliado, incluso uno muy identificable para los más pequeños, quienes comulgan muy bien con el internet y la conectividad.

Los mismos chistes
Arriesgarse a materializar un reboot o un remake siempre tiene ya un gran desafío de por medio: reinventar algo ya conocido. Y si bien hay remakes y reboots (actuales) que han llegado al cine y la televisión con creces, Home Sweet Home Alone no es uno de ellos.

La cinta recurre a todos los gags de la primera y segunda entrega y los exprime hasta en cansancio. Ahí están los maleantes golpeándose la cabeza una y otra vez, trampas mortíferas escondidas, y todas esas bromas ridículas, que hoy se sienten sin la efectividad de antes.

Un cast desperdiciado
Una de las cartas de presentación de esta nueva versión de Home Alone, es sin duda su elenco encabezado por Archie Yates, quien causó sensación en Jojo Rabbit. Pero, a pesar de que el joven actor tiene muchas facultades frente a la cámara y desborda carisma, el guion no explota estas cualidades, es más, hay momentos en los que es muy difícil empatizar con él y con ese exacerbado acento inglés que parece le pidieron explotar.

La cosa no cambia mucho con Ellie Kemper y Rob Delaney, quienes interpretan a los rufianes y ya han dado cuenta de que pueden ser muy divertidos a cuadro. Son los diálogos o el guion que se esfuerza en no dar más, pero sencillamente no terminamos de conectar con ellos.

¿Muy pronto para las historias navideñas?
Sin importar que todavía no rebasamos la mitad de noviembre, los centros comerciales y las tiendas departamentales se empeñan ya en hacernos saber que la Navidad está cerca.

Como si esto y el hecho de que en las redes sociales ya es posible ver a más de uno con los preparativos para estas fechas, los estudios se empecinan más y más en recorrer la fecha de llegada de las cintas navideñas.

Y aunque no estamos diciendo que es necesario estar en una temporada específica para disfrutar de una historia ambientada en esa celebración, es un hecho que para muchos todavía sigue siendo difícil asimilar que ya hay que ponernos navideños a estas alturas del año.

Disney Por Mario Alberto Cabrera