Política pública de estado: el engaño y la distracción

Política pública de estado: el engaño y la distracción, Tras La Verdad, por Héctor Parra Rodríguez.

¡Creció la inseguridad!

¡Aumentó el desempleo!

¡Se va la inversión!

¡Se incrementan los asesinatos!

¡Desaparecen los recursos públicos!

¡Hay cacería de “brujas”!

¡Se inventan delitos y delincuentes!

¡Se suman 5 millones de mexicanos a la pobreza!

¡Se perdieron 12 millones 180 fuentes de empleos!

¡El presidente protege a delincuentes internacionales!

¡El gobierno promueve la liberación de miles de delincuentes!

¡Aumenta la impunidad y la corrupción!

¡Realiza rifas fraudulentas!

¡Degrada la cortesía diplomática!

¡Se compara con los héroes nacionales!

Etcétera.

Frente a la clara y evidente ineptitud para bien gobernar, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, prefiere inventar “enemigos ficticios” cual distractor, así mantiene ocupados a los mexicanos para que olviden los grandes rezagos y problemas que no ha podido resolver el gobierno de la transformación.

Repite hasta el cansancio desgastados discursos. A tres años de gobierno continúa culpando a los conservadores de todas sus incapacidades. Hasta el hartazgo reitera su lucha sobre la corrupción; pero, contrario a su discurso, los corruptos crecen como nunca.

Banner Raúl 1280x200 samper

Lo inaudito del presidente cuando calificó de conservadoras las exigencias del cumplimiento a los derechos feministas, afirmando que “los grupos” nacieron durante su mandato, organizaciones que, según dicho de López: “antes no existían”. El desmemoriado y mentiroso promueve la desinformación, tergiversa los hechos; son sus mejores armas de manipulación política.

¡Lo Inaudito! Un grupo de senadores de los Estados Unidos, reclaman públicamente, por escrito, la protección que dio el presidente de la república a narco-delincuentes que reclama la justicia norteamericana, como fue el caso de Nicolás Maduro.

El documento contiene entre otras líneas, en su primer párrafo lo siguiente: “Le escribimos para expresar nuestra decepción tras sus recientes acciones y declaraciones, las cuales son incompatibles con los valores democráticos que tanto apreciamos. Tenemos entendido que usted busca servir como mediador entre los líderes de diversos países de América Latina quienes representan diversos puntos de vista y creencias. No esperaríamos menos del líder de un país democrático tan trascendente como México. Esperamos que su decisión de recibir al narco-dictador Nicolás Maduro y al títere de la dictadura cubana Miguel Díaz-Canel no sea indicativo de un alejamiento de los principios de su país en el respeto por la democracia y la libertad” ¡Vergonzoso!

Los senadores rematan la misiva del 29 de septiembre con lo siguiente: “Es con el más profundo respeto por el pueblo de México y los valores democráticos del país que lo instamos a tomar medidas al respecto. Nuestros países se han beneficiado mutuamente de muchas décadas de estrecha cooperación y hermandad. Estamos listos para ayudarle a tomar estas medidas y profundizar aún más la relación entre México y Estados Unidos”. “Gracias por su atención a estos asuntos y espero su respuesta”. Suscriben Marco Rubio y Rick Scott, senadores estadounidenses.

La mañana de este uno de octubre, el presidente criticó a gobernadores y presidentes municipales por gastarse el presupuesto en cosas superfluas; mientras que su gobierno, dijo, tiene ahorros. Afirmó que la 4T hace las entregas de las participaciones federales, que no ha hecho recortes a sus presupuestos ¡Más mentiras de Andrés López Obrador! Han sido constantes las quejas por los arbitrarios recortes, aplica la “política del ahorro”.

El presidente debe entender que el dinero público no es para hacer ahorros. Cualquier estudiante en Derecho Fiscal, lo sabe perfectamente. Para eso sirve la Ley de Ingresos y el Presupuesto de egresos; los gobiernos recaudan para emplear los recursos en los programas que proponen y aprueban los legisladores o regidores, en su caso ¡El dinero público no es para ahorrar! En las partidas presupuestales no existe alguna que contemple “ahorros”. De ser así, la política hacendaria resulta “draconiana”, totalmente errónea, equivocado el pensamiento del presidente. De aplicarse el criterio de López, procedería reducir los montos de los impuestos, derechos, productos o aprovechamientos que pagan los contribuyentes.

Los gobiernos trabajan con base a objetivos, se fijan metas, luego establecen criterios programables del gasto para alcanzar los objetivos gubernamentales; los programas deben ser medibles, evaluables y fiscalizables ¿De dónde saca el presidente que el presupuesto es para ahorrar?

La perversidad de Andrés Manuel no tiene límites. Él malversa los “ahorros del presupuesto”, los utiliza discrecionalmente, sin programas que lo justifiquen y puedan ser fiscalizados, evaluados, medibles. Perversamente maniquea la información, critica a gobernadores y presidentes municipales por gastar el presupuesto, cuando lo que hace falta es dinero público para invertir, construir puentes, carreteras, presas, otorgar servicios públicos como la seguridad pública, que decir de brindar educación y atención médica ¡Apoyar a la ciencia! Pero no, AMLO prefiere perseguir a los científicos, acusarlos penalmente, negarles recursos públicos para proyectos científicos; y López se fija en los gastos de “café, azúcar, gasolina”; simples banalidades, tal cual es el presidente de la República.

Y no podía faltar su frustración con emolumentos, al considerar que los salarios de la burocracia son muy altos. Bueno, también criticó a los regidores de los ayuntamientos. En eso se entretiene el titular del Poder Ejecutivo, haciendo críticas inútiles en lugar de ponerse a trabajar, darle solución a los graves y grandes problemas, rendir buenos frutos. El colmo de las mentiras. Aseguró que, gracias al “gas bienestar”, el costo del gas no se ha incrementado, La realidad es otra, el alza en el precio es incontenible. No cabe duda que López Obrador vive fuera de la realidad, su mundo es la ficción, la mentira, el engaño, el fraude.

 

 

Acechan

Tras La Verdad / Por: Héctor Parra Rodríguez

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión del Portal que lo replica y pueden o no, coincidir con las de los miembros del equipo de trabajo de El Municipal Querétaro., quienes compartimos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones compartiendo líneas de expertos.