No todos lloran la muerte de la reina Isabel II

Las redes sociales argentinas se llenaron de memes y vídeos celebrando el fallecimiento de Isabel II, que coincide con el año del 40 aniversario de la guerra de las Malvinas.

«Un fuerte aplauso para Satanás que se la llevó«. «La vieja se murió«. «Esta basura británica, esta inmundicia de Lucifer, esta basura masona, ha salido del planeta Tierra y es una buena noticia para todos«. la reina, la reina, la reina, la reina, la reina, la reina, la reina, la reina

El periodista argentino Santiago Cúneo abrió una botella de champán en su programa de televisión y se refirió con estos adjetivos a Isabel II después de su muerte este jueves. Reino Unido está de luto y la mayoría de países han lamentado el fallecimiento.

Banner-1280x200-Total

A nivel oficial, el Gobierno ha mandado sus condolencias, aunque en las redes sociales argentinas reinaban los memes. Como trasfondo, la guerra de las Malvinas que enfrentó a los dos países en 1982. El conflicto, que duró menos de tres meses y que acabó con la vida de 649 soldados argentinos y 255 británicos, ha cumplido este junio su 40 aniversario y sigue formando parte de la cultura política argentina.

la reina

El propio presidente Alberto Fernández reafirmó que las Malvinas «fueron, son y serán argentinas» y recordó el constante reclamo desde hace 189 años por la soberanía de las islas y la denuncia «del colonialismo de Reino Unido«.

 

 

A la retahíla de reacciones por la muerte de la reina se unió Martín Caparrós, uno de los periodistas argentinos más reconocidos. «¿En serio vamos a pasarnos tres o cuatro días hablando de una momia inglesa?», escribió en Twitter.

A pesar de que muchas de las críticas no hacen una mención específica a la guerra, el conflicto estaba latente y la palabra «Malvinas» fue ‘trending topic’ en el país. Esta no es la primera vez que se reabre el debate sobre este territorio, como el pasado junio, cuando un grupo de manifestantes quemó una bandera británica con motivo del 40 aniversario del final de la guerra.

La muerte de Isabel II ha vuelto a poner el tema sobre la mesa, aunque «no creo que se reabra o se avive nada», dice Federico Lorenz, historiador y escritor argentino especializado en la Guerra de las Malvinas.

El historiador reconoce que las Malvinas están en la memoria de los argentinos y la reina es y fue un símbolo de Gran Bretaña en el momento de la guerra. Sin embargo, «si tuviera que pensar en un objeto de resentimiento sería la primera ministra, Margaret Thatcher», añade.

Fue la ‘expremier’ británica la que dio la orden de hundir el crucero ARA General Belgrano por un submarino británico, lo que dejó un saldo de 323 muertos.

la reina

‘Mandarina, que devuelvan las Malvinas’

El fallecimiento de Isabel II ha sido objeto de humor negro en las redes sociales argentinas. Desde vídeos de argentinos celebrando en las calles —que son en su mayoría grabaciones antiguas de victorias en partidos de futbol— hasta memes de grupos de personas preparándose para recuperar las Malvinas.

El reclamo llegó a una manifestación de organizaciones sociales de la izquierda, que protestaron en el Ministerio de Desarrollo Social. La noticia del fallecimiento coincidió con la protesta y los manifestantes empezaron a cantar: «Mandarina, mandarina, mandarina, ahora que se murió la reina que devuelvan las Malvinas».

 

El reinicio del conflicto no es, sin embargo, un escenario probable. Argentina y Reino Unido tienen una relación buena en este momento, continúa Lorenz, aunque el punto de las Malvinas sea irrenunciable para cualquier Gobierno argentino.

La recuperación de las islas es, de hecho, un mandato constitucional. «La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme a los principios del Derecho Internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino», recuerda el Ministerio de Relaciones Exteriores en su página web.

 

‘Una herida abierta’

La polémica se ha reavivado para algunos argentinos después del fallecimiento de la reina y han aprovechado la ocasión para verter el odio sobre la monarquía británica como símbolo del país con el que una vez estuvieron enfrentados. No obstante, el experto en la guerra de las Malvinas no cree que el resentimiento hacia Isabel II responda a todos los argentinos. «Fanáticos hay en todos lados, por eso no hablaría de un sentimiento generalizado de alegría por la muerte de la reina.

Es una noticia importante pero intrascendente. Para poner en contexto, la semana pasada casi asesinan a nuestra vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner». No todos los argentinos tienen un sentimiento de resentimiento hacia los británicos por la guerra, aunque las declaraciones del presidente Fernández, a las que se unen a otras como que en el siglo XXI, «los ingleses deben avergonzarse de tener una colonia», muestran que el conflicto no está del todo zanjado.

El embajador argentino en Reino Unido, Javier Figueroa, dijo en una entrevista en mayo que la guerra es «todavía una herida abierta» y que la situación, más allá de lo emocional, transgrede a la política. «La cuestión de las Malvinas es la máxima prioridad de mi país en política exterior», afirmó.

 

Las Malvinas planean todavía sobre la cabeza de muchos argentinos, sobre todo los que combatieron en la guerra. Es el caso de Claudio Garbolino, quien quiso contarle su historia a su nieto a través de un libro infantil para niños de 2 a 6 años y que se llevó a algunas escuelas de Mar de Plata. ‘Pipino el pingüino, el monstruo y las islas Malvinas’ habla de un pingüino bajo el yugo de un monstruo que lo ha despojado de su hábitat.

Para volver, busca ayuda en una ballena, la mulita y otros amigos animales hasta que van a las islas y le dicen al monstruo: «Las Malvinas son argentinas». «Cada vez son más animales, cada vez el grito es más fuerte. Eso es participativo: los chicos asumen esa amistad con Pipino y gritan que las Malvinas son argentinas. Esto hace que el monstruo se asuste. El monstruo representa la guerra y el colonialismo», explicó el autor en una entrevista.

 

El territorio disputado

La guerra de las Malvinas parte del reclamo territorial de estas islas, llamadas Falklands Islands por los británicos, en el Atlántico Sur. Buenos Aires afirma que fueron descubiertas por España en 1520 y después de su independencia del Virreinato del Río de la Plata, Argentina ejerció la soberanía desde 1820. Por su parte, Londres sostiene que las islas fueron descubiertas por un marino inglés en 1592 y luego compitió por España por su soberanía.

En 1833, Reino Unido tomó el control de las Malvinas. A pesar de que los dos países intentaron negociar una salida a la crisis, la dictadura militar en Argentina a partir de 1976 provocó una escalada de las tensiones. En 1982, las tropas argentinas tomaron el control de las islas, lo que provocó el inicio de la guerra. El 14 de junio, Reino Unido salió victorioso y este territorio ha sido un tema delicado para los argentinos desde entonces.

El rol de la reina como jefa de Estado es simbólico, pero tiene a pesar de todo un peso político importante. En los últimos años, Isabel II no se ha desentendido del todo de las Malvinas y, en 2013, apoyó un referéndum en el que los habitantes votaron a favor de mantener el territorio como parte de Reino Unido.

Argentina afirma que el referéndum es ilegal. Ante el Parlamento británico, Isabel II dijo que se «garantizará la seguridad, buena gobernanza y desarrollo de los territorios de ultramar, incluida la protección del derecho de los habitantes de las Falklands y de los gibraltareños a determinar sus futuros políticos».

Recientemente, la Corona británica concedió el estatus de ciudad a Puerto Stanley, la capital del territorio. Más allá de las decisiones políticas, la guerra de las islas Malvinas tuvo para la reina un cariz personal porque su hijo Andrés combatió en el conflicto bélico con Argentina.

A pesar de las acciones simbólicas de la monarca en lo que respecta al conflicto, el Gobierno de Alberto Fernández ha expresado su tristeza por el fallecimiento y ha afirmado que acompaña al pueblo británico en este momento de dolor.

Sin embargo, miles de personas compartieron miles de memes y vídeos como el del periodista Santiago Cúneo. El que abrió una botella de champán y preparó una bandeja de «sanguchitos» para celebrar la muerte de Isabel II.