La otra gran crisis: Informes grises

La otra gran crisis: Informes grises, Me Lleva el Diablo., 21 de septiembre

Los informes de gobierno municipal han servido como plataforma para el arranque formal de campaña para la reelección – durante 2 años han andado en lo mismo- de algunos alcaldes, como Roberto Sosa o Luis Bernardo Nava o Enrique Vega Carriles.

No ha de ser fácil rendir un informe de gobierno cuando es poco lo que se tiene que informar.

En el caso de Roberto Sosa, condenso su informe en 3 minutos – de acuerdo a su campaña de publicidad en Faceboock- y creo que le sobraban 2 minutos con 45 segundos.

De Enrique Vega Carriles, poco se puede decir, esperemos su mensaje, a ver si habla de la forma en que parejas sentimentales, de familias que se han adueñado de la administración municipal haciendo de ella un negocio personal, o de las despensas que fueron compradas para enfrentar la contingencia sanitaria y que se almacenan para repartir en su campaña por la reelección.

Al frente de una administración que la mayoría del tiempo se la ha pasado a la defensiva por la forma en que logro el “triunfo” por mil votos en tribunales, en el caso de Luis Bernardo Nava tal vez lo más rescatable, y que no dijo en su informe, fue cuando en redes sociales dio a conocer que se encontró una perrita y que iba a ser adoptada por su familia.

De su segundo informe de Gobierno muy poco puede presumir Nava, ya que más de la mitad del tiempo lo ha tenido que concentrar en el combate a la pandemia del Covid 19, donde no le ha salido nada bien las cosas.

Dice que se han invertido 188 millones de pesos en enfrentar la pandemia, beneficiando a 112 mil personas – en un municipio que tiene casi 1 millón de habitantes, solo el 10 por ciento alcanzaron el beneficio-, es decir el apoyo corresponde a 1,600 pesos por persona.

Por mucho que desde el Centro Cívico se diga que le ha ido bien al edil, la realidad es que en las calles no sólo se piensa que las cosas se han hecho mal, sino que no se ha hecho nada, y lo poco se ha hecho ha sido pésimo.

Por ejemplo, de Santa Rosa Jáuregui, que fue nota nacional en la semana pasada, porque en la comunidad de Santa Catarina la gente se hizo justicia por mano propia al atrapar a unos ladrones, o lo de la colonia Arquitos, donde la población igual decidió hacer justicia por sus propias manos ante el incremento de robos a casa habitación y negocios, no dijo nada.

Pero festino la inauguración del llamado C-4.

Luis Bernardo Nava sabe que su administración ha sido una de las más grises: fue permisible en tapar los actos de corrupción, como por ejemplo la que documento la ESFE, en la cuenta pública del 2018, – dictaminada por el Congreso local en 2019- y que se encuentra disponible en el portal de la misma ESFE.

Me refiero a que la actual administración no procedió contra el empleado 24237, que pertenece al edil interino Enrique Sada Correa, actual presidente del Comité Municipal del PAN en Querétaro, por adjudicar un contrato de más de 3 millones de pesos a un familiar.

Cabe recordar que Correa Sada inicio la administración de Nava Guerrero como Secretario de Servicios públicos Municipales.

El asunto al que se refiere la ESFE en la cuenta pública fue la contratación de los servicios de atracción e iluminaciones navideñas y de la pista de patinaje colocada en el Jardín Guerrero en la Navidad del 2018.

Luis Bernardo Nava ya era alcalde, lo bueno es que no iba a ser tapadera de nadie, que sino.

La crisis que enfrenta Nava, y otros ediles, se recrudece ante el proceso electoral que vendrá en 80 días, y en el PAN hay preocupación porque no vaya a descarrilar no solo su reelección, sino toda la elección de los candidatos del PAN, incluyendo la de gobernador.

Los partidos de oposición, particularmente Morena, les tienen guardada una batería de cuestionamientos que saldrán apenas inicien las campañas, ante lo que ellos consideran ha sido una actuación fallida de gobierno de LBNG.

 

informes