Acuerdo entre Francisco Y Ricardo

Acuerdo entre Francisco Domínguez y Ricardo Anaya, Me Lleva El Diablo, 24 de septiembre.

No pasaron 2 días de la reaparición de Ricardo Anaya para que en Acción Nacional en la entidad mandaran el mensaje del arreglo del otrora joven maravilla y el líder político del blanquiazul estatal, Francisco Domínguez.

Ayer el gobernador Francisco Domínguez, afirmó que concluirá su sexenio y no buscará contender por un cargo de elección popular en el próximo proceso electoral.

Esto luego de que se especulara que podría buscar una diputación federal. En ese sentido, descartó sus intenciones de participar en los comicios del 2021. No estará en las boletas.

Enfatizó que su cargo de gobernador lo cumplirá al cien por ciento hasta concluir su administración. Un día antes, el martes, Mauricio Kuri muy confiado declaro que Ricardo Anaya regresa a sumar al estado, a México, no a competir por la candidatura a gobernador.

Más claro, ni la otrora milagrosa agua de Tlacote: hay acuerdo entre Pancho y Ricardo. Con ello en el PAN local las cuestiones electorales están definidas y el acuerdo es que va Mauricio Kuri de candidato a la gubernatura, Nava a la reelección en el municipio de Querétaro, y Ricardo Anaya a una diputación plurinominal federal o, por qué no, la dirigencia nacional.

Sin embargo, el regreso a la vida pública de Ricardo Anaya tiene efectos colaterales en otras posiciones, como en la tierra de las palomas, en San Juan del Río. De todos es conocidos que el actual edil Guillermo Vega suspira por una candidatura a una diputación federal.

Vega es una anayista de hueso azul, que en teoría le ayudaría para conseguir su candidatura, pero da la casualidad de que su jefe político busca los mismo, a Vega eso le afecta porque Anaya lleva mano primero. Con el acuerdo entre Pancho y Anaya Guillermo Vega ve lejana la posibilidad de una candidatura federal.

Por otra parte, igual le afecta a su delfín para sucederlo en la presidencia Municipal, a Germaín Garfias, que se puede quedar sin la candidatura, y que se la den al diputado local Roberto Cabrera.

Independientemente de que al regidor síndico le pesa su pasado inmediato, trae una imagen de corrupción, arrastra una serie de irregularidades desde que estuvo en la titularidad de JAPAM; solo para recordar, en el ejercicio 2016 en cuál era el administrador, y como resultado del proceso de fiscalización, la Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE) determinó que debió solventar 44 observaciones, que derivaron en 22 recomendaciones, del cual nunca se supo que las cumplieran.

Otro anayista, Roberto Sosa, edil de Corregidora, se ve involucrado en el acuerdo, pero a favor, todo indica que va por la reelección.

Así las cosas, ellos son solo algunos personajes políticos locales que sufrirán los efectos colaterales del regreso de Anaya y el acuerdo con Pancho.

 

Ricardo